Friday, May 22, 2015

Quest for Decolonization #3: Small Lands, Big Dreams

The person in charge of this year's UN Regional Seminar is Xavier Lasso Mendoza, Chairman of the Special Committee, who is from Ecuador. He gave a short speech which began the first day, where he outlined the tasks we hope to accomplish and gave us some words of encouragement. He quoted part of the poem "Retorno" by Nicaraguan poet Ruben Dario. The words have stuck with me the entire time I've been here.

"Si pequeña es la Patria, unu grande la sueña"

This translates to, "If the homeland is small, one dreams it large." 

This is an important reminder for the Non-Self-Governing Territories or colonies of today, as many of them are small islands, with small populations who by the way most people (including those in those islands) tend to see the world today, are far too small and too faraway to ever become independent or achieve decolonization. As colonies we are bred to see ourselves as the stuck, dependent, lower end of every binary and regardless of what we have to offer the world, see ourselves as being "ti nahong" yan "dikike' dimasiao." Not enough and too small. We have been told these things for so long and even begun to teach ourselves these limiting lessons, that we forget that they are not reality, they are not intrinsically true.

To see yourself as incapable of surviving because you are a small island is to see yourself through the eyes of another. To see your future and your possibility as dictated by the prejudices or interests of another. In terms of sustainability for islands like us, what matters are your dreams. Can you see the future as open and ripe with possibility? Or do you see it as a wasteland that is just waiting to be filled with your failures?

Independence is not a dream in which you get everything that you want. It is not akin to those dreams where all things you desire fall into place before you or appear in your hands the moment you need them. But in one way, independence is meant to be an awakening. A rising up from a colonial slumber. From the comfort of having the world colored by another and determined by another. But the awakening gives one the chance to dream again.

Below is the text from Ruben Dario's poem.

*********


RETORNO

El retorno a la tierra natal ha sido tan
sentimental, y tan mental, y tan divino,
que aún las gotas del alba cristalinas están
en el jazmín de ensueño, de fragancia y de trino.

Por el Anfión antiguo y el prodigio del canto
se levanta una gracia de prodigio y encanto
que une carne y espíritu, como en el pan y el vino.
En el lugar en donde tuve la luz y el bien,
¿qué otra cosa podría sino besar el manto
a mi Roma, mi Atenas o mi Jerusalén?

Exprimidos de idea, y de orgullo y cariño,
de esencia de recuerdo, de arte de corazón,
concreto ahora todos mis ensueños de niño
sobre la crín anciana de mi amado León.

Bendito el dromedario que a través del desierto
condujera al Rey Mago, de aureolada sien,
y que se dirigía por el camino cierto
en que el astro de oro conducía a Belén.

Amapolas de sangre y azucenas de nieve
he mirado no lejos del divino laurel,
y he sabido que el vino de nuestra vida breve
precipita hondamente la ponzoña y la hiel.

Mas sabe el optimista, religioso y pagano,
que por César y Orfeo nuestro planeta gira,
y que hay sobre la tierra que llevar en la mano,
dominadora siempre, o la espada, o la lira.

El paso es misterioso. Los mágicos diamantes
de la corona o las sandalias de los pies
fueron de los maestros que se elevaron antes,
y serán de los genios que triunfarán después.

Parece que Mercurio llevara el caduceo
de manera triunfal en mi dulce país,
y que brotara pura, hecha por mi deseo,
en cada piedra una mágica flor de lis.

Por atavismo griego o por fenicia influencia,
siempre he sentido en mí ansia de navegar,
y Jasón me ha legado su sublime experiencia
y el sentir en mi vida los misterios del mar.

¡Oh, cuántas veces, cuántas veces oí los sones
de las sirenas líricas en los clásicos mares!
¡Y cuántas he mirado tropeles de tritones
y cortejos de ninfas ceñidas de azahares!

Cuando Pan vino a América, en tiempos fabulosos
en que había gigantes, y conquistaban Pan
y Baco tierra incógnita, y tigres y molosos
custodiaban los templos sagrados de Copán,

se celebraban cultos de estrellas y de abismos;
se tenía una sacra visión de Dios. Y era
ya la vital conciencia que hay en nosotros mismos
de la magnificencia de nuestra Primavera.

Los atlántidas fueron huéspedes nuestros. Suma
revelación un tiempo tuvo el gran Moctezuma,
y Hugo vio en Momotombo órgano de verdad.
A través de las páginas fatales de la historai,
nuestra tierra está hecha de vigor y de gloria,
nuestra tierra está hecha para la Humanidad.

Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo;
pueblo que tiene la conciencia de ser vivo,
y que, reuniendo sus energías en haz
portentoso, a la Patria vigoroso demuestra
que puede bravamente presentar en su diestra
el acero de guerra o el olivo de paz.

Cuando Dante llevaba a la Sorbona ciencia
y su maravilloso corazón florentino,
creo que concretaba el alma de Florencia,
y su ciudad estaba en el libro divino.

Si pequeña es la Patria, uno grande la sueña.
Mis ilusiones, y mis deseos, y mis
esperanzas, me dicen que no hay patria pequeña.
Y León es hoy a mí como Roma o París.

Quisiera ser ahora como el Ulises griego
que domaba los arcos, y los barcos y los
destinos. Quiero ahora deciros ¡hasta luego!
Porque no me resuelvo a deciros ¡adiós!

No comments:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails